martes, 4 de agosto de 2015

LA LLAMADA GANADORA



El mismo día en que Luis Ibérico fue elegido Presidente del Congreso fui testigo o mejor dicho, "escucha", involuntario de una conversación telefónica entre una disidente congresista de Gana Perú y un anónimo interlocutor al otro lado de la línea telefónica.

Antes de seguir debo decir a mi favor, que era imposible para cualquiera de los presentes, evitar oír la conversación, esto por el volumen de la voz de la parlamentaria que me hizo acordar a esas llamadas de larga distancia en los viejos aparatos de la Cía. Peruana de Teléfonos, pero al parecer este detalle parecía no importarle a la Madre del Patria y ahora creo que, por lo menos, por vergüenza si debió ser más discreta.

Y es que la congresista no sólo estaba eufórica por el triunfo de la oposición a la que ahora pertenecía, sino que parecía que el mismo le daría acceso al poder que, intuyo le fue esquivo, mientras estuvo en la bancada oficialista.

"Ha llegado el momento de hacernos respetar", decía altisonante, "ahora hay que presionar, hay que exigir que nos entreguen las OPD's... hay que ponernos fuertes". Confieso que entendía poco ya que los Organismos Públicos Descentralizados, a los que imagino se refería, pertenecen al ámbito del Poder Ejecutivo y no del Legislativo y dudo mucho que la PCM le vaya a ser entrega a ella o a sus seguidores de una de estas dependencias. Más adelante, ya en tono de chisme, decía que había que saber negociar "si pues, fíjate que la (ininteligible) dice que le han ofrecido una comisión si renuncia... " Ese día se oficializó la salida de Celia Anicama del oficialismo y su pase a la bancada de Dignidad y Democracia... "y a nosotros no nos han dicho nada", señaló a manera de reproche.

La conversación siguió con el mismo tono por unos minutos. Y ahora, ¿porqué viene al caso todo esto? Y es que el próximo jueves el Congreso deberá definir las comisiones de trabajo para la última legislatura del período 2011-2016 y en los próximos días se pondrán en juego una serie de ofrecimientos y promesas por parte de quienes aspiran a la presidencia de un grupo de trabajo y, más allá de eso, ofrecimientos y presiones de todo tipo estarán a la orden del día en los próximos meses, mientras más nos acerquemos a la campaña electoral y estoy seguro que más de uno actuará como esta congresista.

Cada uno buscará llevar agua para su molino, ver qué tanto puede ganar en este río revuelto en que se ha convertido el Congreso, donde sus integrantes dejarán traslucir las verdaderas razones por las que fueron elegidos, lamentablemente, la mayoría de los parlamentarios: buscar su beneficio personal.  





No hay comentarios:

Publicar un comentario